UC

Lentamente recuperé la consciencia, mi identidad salió a la superficie manteniendo sólo unos retazos de lo que había pasado las últimas ¿horas?. Como siempre, estas imágenes se iban difuminando en cuanto pretendía ahondar en ellos, como agua escurriéndose entre los dedos.

Cuando el último de estos jirones se esfumó, mi yo volvió a mandar en mi cuerpo, mi esencia regresó por fin completa e íntegra, como si despertara de un sueño imposible de recordar.

Casi al instante noté que algo no estaba bien. Se supone que los ocupantes debían devolver mi cuerpo en el mismo sitio donde lo tomaron

CONTINUARÁ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *