El Abismo

Llevo años caminando junto al Abismo. Cada día, desde hace mucho tiempo, me despierto en una cabaña casi derruida por el viento, aparto la única y deshilachada manta que me protege algo del frio y me calzo unas ridículas botas texanas. Las botas han perdido todo el color, estan raspadas …